16.7.06

Libros, Discos y Pelis


Esta semana se ha celebrado en la UIMP un encuentro sobre la Edición de Libros, donde se ha hablado del reto del sector del libro ante las nuevas tecnologías. Los protagonistas del mundo del libro, sobre todo editores han estado presentes.

Este evento me ha hecho pensar en las implicaciones que las nuevas tecnologías tienen en los formatos en los que se transmite la información y en los modelos de negocio que se derivan de ellos. La piedra roseta, el libro, los DVDs y los iPods son ejemplos de los distintos soportes que han ido apareciendo, en función siempre de lo que la tecnología estaba dispuesta a permitir.

No todos los soportes han demostrado ser igual de sólidos ni defenderse de la misma forma ante las innovaciones tecnológicas. La música es un buen ejemplo de esta volatilidad de formatos. La cronología que han seguido los soportes musicales ha estado especialmente vinculada a los desarrollos tecnológicos: Desde los cilindros de metal del siglo XIX, la pizarra, el vinilo, las cintas magnetofónicas, el CD, los MP3 hasta los iPods.

El libro por otra parte ha demostrado ser un formato sólido y asentado que parece poder resistir las embestidas de los soportes digitales. Un libro es fácil de transportar, almacenar, funciona sin pilas y es de acceso rápido. Es un formato que desde el siglo II ha sabido resistir los desafíos que los desarrollos tecnológicos han presentado. En este sentido no creo que el libro como formato esté amenazado por Internet. Los soportes digitales complementarán y potenciarán el libro, no lo sustituirán, al menos de momento.

Lo que sí afecta a todos los soportes son los nuevos modelos de negocio que el canal digital permite. Son dos cosas diferentes: cómo afecta la digitalización al soporte, y cómo a los modelos de negocio. Y es importante recordar que Internet es ubicuidad, tiempo real, redes, gran cantidad de información en poco espacio, bajos costes.

La industria de la música es un buen ejemplo de cómo las empresas tradicionales consolidadas no han sabido asumir proactivamente los desafíos que Internet planteaba y la situación se les ha escapado de las manos: las descargas ilegales de música en España se duplicaron en el 2005 hasta los 508 millones. La fragilidad del soporte musical ha hecho que esta distribución descontrolada de música ha sido especialmente masiva. Algunas empresas importantes están buscando desesperadamente cómo ofrecer propuestas de valor a cantantes y consumidores para no seguir disminuyendo ventas año tras año.

La industria del video lleva camino de algo parecido y las empresas tradicionales adolecen de la misma parálisis. El hecho de que YouTube en poco menos de un año se haya consolidado como el líder mundial en distribución de videos online, con más de 80 millones de videos vistos al día, debería preocupar a más de uno. YouYube ha conseguido esta audiencia no con grandes campañas de marketing sino convirtiéndose en la filmoteca más standard y completa del mundo. Expertos estiman que el 80% de los contenidos de YouTube son ilegales, es decir son contenidos que se han subido sin la autorización expresa del titular de los derechos de propiedad intelectual. Esta es una situación que YouTube irá corrigiendo con el tiempo, por la cuenta que le tiene, pero ahora es fácil: NBC puso una demanda a YouTube por difusión ilegal de sus contenidos en febrero de 2006. Ante el éxito demostrado del contenido ilegal de NBC en YouTube, NBC ha preferido unirse a su enemigo en vez de luchar contra él. NBC subirá series, comedias y peliculas de producción propia a YouTube, todo ello de forma totalmente legal y estudiarán formas de publicidad compartida. Juegada maestra, ¿no?

Creo que es responsabilidad de estas empresas, editoriales de libros, discográficas y productoras de televisión, el dedicar recursos de gestión y tiempo a Internet. Es mucho más fácil hacerlo de forma proactiva que ante la necesidad de la supervivencia. La creatividad funciona mejor sin presión que ante la necesidad.

2 Comentarios:

Anonymous Nacho dijo...

Buen post Bernardo. Recuerdo una cita de Otl Aicher que resume exactamente tu post:

"un método de comunicación es tan bueno como su sistema de almacenamiento"

12:00 p. m.  
Blogger carlos dijo...

Hola Bernardo

Mi nombre es Carlos Pérez y he leido con detenimiento tu último artículo sobre las Pymes.

En mi humilde opinión hay pocas empresas que puedan ofrecer un producto de calidad y que lleguen a las pymes aportando un asesoramiento integral de lo que un cliente necesita,(incluyendo usability).
El gran problema en España es el gran desconocimiento que hay de Internet por parte de las empresas. El cliente lo ve como una necesidad pero no sabe como hacerlo.De hecho creo que a Google le pasa lo mismo estaís en todos los ordenadores con una penetración en España superior a otros paises pero a la vez no teneis rostro.Si de por sí es dificil explicarle a un gerente de una pyme que es internet y como debe ser una web, véndele un adwords por internet.
Claro que las pymes de las que yo hablo están fuera de Madrid,Barcelona,etc.

Espero que te haya ayudado en tus reflexiones y no haberte ofendido con mis comentarios.

Un saludo.
Carlos

1:42 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home