3.4.10

Mi jefe no se entera

Estoy con mi ordenador portátil en el avión de Nueva York a San Francisco y me dispongo a escribir unas líneas para la revista Ideas sobre el momento de internet y las nuevas tecnologías. Casi por inercia iba a empezar a escribir sobre las consecuencias tan profundas que los cambios tecnológicos están produciendo, cuando se me pierde la mirada en el siempre inoportuno carro de bebidas y me doy cuenta del cúmulo tan enorme de cambios que se están produciendo a nuestro alrededor y de los que aún no hemos ni siquiera acariciado la magnitud de sus consecuencias.

Despegando la mirada del carrito de las bebidas descubro que este ordenador portátil está conectado a un enchufe y tiene internet a 35.000 pies de altura y 700 km/h. Acabo de hablar por video conferencia con un par de persona en mi oficina a través del chat de mi correo Gmail, donde por cierto puedo encontrar cualquier correo de mis últimos 5 años en décimas de segundo. En el bolsillo tengo un teléfono con el que hago más cosas que con mi ordenador de hace 3 años, y donde tengo más de 3.500 canciones, la música que he ido recopilando a lo largo de toda mi vida. Miro a mi alrededor y tengo a 3 personas leyendo libros electrónicos, dos Kindles y un Sony Reader. He pedido mi comida a través de la pantalla táctil de mi asiento que la azafata de VirginAmerica me ha traído en dos minutos… podría seguir describiendo una vida que para mí es ahora normal y hace tan solo unos años era auténtica ciencia ficción.

La velocidad con la que los cambios tecnológicos se están incorporando a nuestras vidas tiene una doble peculiaridad sobre la que debemos reflexionar. Por una parte tardamos muy poco como usuarios en acostumbrarnos a estos cambios y a hacerlos parte natural de nuestras vidas. Por otra parte contrasta esta facilidad con la que los consumidores asumimos estos cambios, con la dificultad de incorporar estas mejoras tecnológicas a los modelos de negocio y los entornos empresariales: muchas oficinas tienen ordenadores de más de 3 años con conexiones limitadas a internet . Pero el problema más importante en esta disparidad entre consumidores y corporaciones, no es el espacio que les separa en el estado de adaptación a las nuevas tecnología, sino la incapacidad de los equipos directivos de las empresas para tomar decisiones que corrijan esta situación.

Es un problema estructural que hace que la dificultad inicial se haga aún más aguda. Los ejecutivos con más poder de decisión son lo que menos quieren arriesgar y los que por naturaleza menos entienden las implicaciones de los cambios tecnológicos. Saben cómo gestionar sus negocios con las reglas del pasado, pero no llegan a entender las implicaciones de los cambios que ya son parte de nuestras vidas. Vivimos en un mundo donde los cambios tecnológicos son cada vez más rápidos y de dimensiones cada vez mayores. Y tenemos un problema: los equipos directivos de nuestras grandes empresas están en otra guerra, la guerra de ayer, no la de mañana.

5 Comentarios:

Blogger Francisco dijo...

No puedo estar más de acuerdo!

La comparación que tú haces también ocurre en el espectro generacional. La democracia y la libertad para la gente joven es que no haya grandes grupos monopolistas de la información, que no se censuren sitios web, que se respete la neutralidad en la red, etc. etc. Mientras que la democracia y la libertad para "los adultos" son guerras políticas miserables y saber quién era quién durante la transición. Como tú bien dices, guerras del pasado...

11:37 a. m.  
Anonymous Sergio Reyes Cervera dijo...

A favor 100%. Como casi siempre.
Lo peor es que esos directivos de empresas no saben lo que se pierden no dando ese paso hacia la tecnología y/o internet aplicada a sus negocios, nadie lo sabe realmente. Es bien sabido por los que nos dedicamos a esto del eBusiness que sabes lo que "quieres vender" con un proyecto, pero no "lo que acabas vendiendo" ya que las posibilidades se multiplican exponencialmente, cosa de la que solo te das cuenta cuando ya estás manos a la obra con "el cambio" hacia las nuevas tecnologías en tú negocio.

Los negocios, en un primer paso hacia su digitaliación, se transfieren o copian de la misma forma o concepto que en origen y es posteriormente cuando este paso tecnológico ya se ha hecho cuando realmente se hace el cambio en el negocio, se da un paso más y aparecen las nuevas posibilidades de negocio. Hace una semana escuché en una conferencia un ejemplo sobre esto muy claro y que explica a la perfección este cambio:

1.Negocio original: Disco de vinilo
2.Cambio a la digitaliación del mismo modelo de negocio: CD
3.Nuevas posibilidades del negocio gracias a esta digitalización e internet: Spotify

Fácil verdad? ;)
Saludos!

5:14 p. m.  
Anonymous Camaras digitales dijo...

Pienso que tiene que darse un relevo casi generacional. Quienes nacieron en otra epoca fueron criados por cierto personaje que los educo a su imagen. Ahora es de esperar que con el tiempo se madure internauticamente hablando... sino mal iran.

12:47 p. m.  
Blogger Hrundi Bakshi dijo...

Lo que comentas es bien cierto, lo malo es que aquellos que no saben o no quieren arriesgar, lastran al resto y en muchos casos los dejan anclados en el pasado, luchando en esas guerras (las del pasado). Un caso claro es el negocio de la televisión, supongo que tu desde San Francisco podrás tener tu cuenta en Hulu, Netflix o directamente conectarte a CBS, ABC o cualquier otro y disfrutar de contenidos de calidad por internet. Aquí en España la lucha de los derechos de autor (una lucha del pasado) no está resuelta y eso lastra a una sociedad entera. Lo que daría yo por un Tivo con sus funcionalidades al 100%. Al menos RTVE se está poniendo las pilas y comienza a demostrar lo que podría ser.
Un Saludo.

12:22 p. m.  
Anonymous Javier Lorente dijo...

También estoy de acuerdo. Pero no nombras los muchos inconvenientes que tiene tanta tecnología... Como ejemplo pongo que mucha gente cuando queremos desconectar lo que hacemos es irnos a una casita rural al monte, donde no haya cobertura ya no 3g, tampoco GSM ;)

4:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home