7.11.08

Que no cunda el pánico

El 29 de octubre se reunió en un hotel junto a la Universidad de Standford la materia gris del Silicon Valley: Matt Marshal, creador del foro VentureBeat, John Doerr socio de Kleiner Perkins Caufield & Byers, Ram Shriram uno de los primeros inversores en Google, Matt Cohler miembro del primer equipo directivo de Facebook y Ron Conway uno de los más activos inversores del Valle.

Todos coincidían en la gravedad de la situación: el 40% del valor global de las empresas se ha destruido, 66 billones de dólares. Hay una crisis de confianza generaliza que además se autoalimenta con efecto de contagio en todos los sectores y con amenaza de durar bastante tiempo. El dato de un negativo crecimiento del PIB en Estados Unidos confirma esta situación. Sin embargo todos parecían contagiados de un espíritu de optimismo: que no cunda el pánico, las empresas de tecnología están mejor protegidas y hay dinero dispuesto a ser invertido en proyectos innovadores. Fueron 5 los pilares argumentales de este optimismo:

En el 2001, el Silicon Valley era el epicentro de la crisis; ahora el epicentro es WallStreet. El Valle tiene liquidez, los Bancos no. La actitud es mucho más prudente pero el flujo de análisis de proyectos sigue siendo activo con una media de 5 rondas de financiación cerradas al día. En el 2001 la inversión se cerró de raíz y nadie financiaba nada. Aún recuerdo una conversación con Larry Page, uno de los fundadores de Google, cuando la pregunté cual fue la variable más importante del éxito de Google y me dijo que haber conseguido suficiente financiación como para garantizar las operaciones en el período 2000 a 2003. En ese tiempo el 70% de las start-ups desaparecieron, aquellas que no tenían financiación que cubriesen más de 18 meses. Ahora se estima que tan solo un 13% de los proyectos desaparecerán.

El ecosistema de Silicon Valley es mucho más maduro y sano que hace 8 años. Las compañías “queman” mucho menos dinero y tienen una actitud mucho más realista en sus operaciones.

La escasez impone la necesidad de claridad estratégica y optimización en la ejecución. Cuando los recursos son limitados y la prima de riesgo es más alta, los equipos directivos se centran en optimizar costes y centrarse en generadores de ingresos. Cuando esta perspectiva se impone de forma genérica a todo un sector todos salimos beneficiados. De la misma forma que los proyectos que sobrevivieron a la anterior crisis salieron reforzados de la crisis, los que consigan superar los próximos 18 meses tendrán una mayor robustez como negocios.

Hay mecanismos que darán oxigeno a las StartUps en estos meses. Recurrir a los inversores actuales de los proyectos, ellos mejor que nadie están en disposición de financiar los proyectos. Los préstamos convertibles o préstamos puente son un instrumento muy útil para estos momentos; recuerdo cómo un préstamos convertible salvó nuestro proyecto en idealista.com en el año 2002. Es un momento idóneo para la actividad de fusiones y adquisiciones.

Los medios de comunicación viven de la noticia y tienden a hiperbolizar los acontecimientos. El sensacionalismo se intensifica en momentos críticos. La situación actual requiere de un filtro racional en la digestión de las noticias y no precipitarse en conclusiones impulsivas.

La situación es mala, pero el Valle y con él las empresas de tecnología e innovación parecen estar mejor preparadas para soportar el vendaval que el resto de la economía. Al menos por ahora.

Artículo publicado en CincoDías el 7 de noviembre de 2008

9 Comentarios:

Anonymous David dijo...

Hola Bernardo, un placer leerte. Estoy de acuerdo contigo en los dos mensajes centrales: la situación del sector es mas sana y madura, y por lo tanto, aún siendo malo el entorno económico, hay que ser optimistas porque lo duro está en otros sectores (inmobancario).

Hasta ahí estoy de acuerdo, pero creo que subestimas la crisis. No hay que caer en el catastrofismo y menos en el amarillismo, pero yo creo que la cosa es gravísima, mucho mas de lo que la mayoría de la gente piensa.

Todos los índices internacionales apuntan a depresión económica: producción industrial, paro, transporte de mercancías, mercados interbancarios, etc.

Y el caso español es directamente para salir corriendo. La depresión en forma de L es cada día que pasa una posibilidad mas real. Yo creo que nos espera una depresión de caballo.

Un saludo.

11:01 p. m.  
Blogger JM dijo...

IMHO, la crisis de las .com fue una mala gestión de las inversiones (que se arregló con invertir con más cabeza y en negocios más sólidos) y la actual es una crisis del sistema económico. Eso significa que se han caído estrepitosamente los dogmas del libre mercado.
¿Y ahora qué? ¿A refundar el capítalismo? ¿O ha llegado ya la new age?

7:15 p. m.  
Anonymous eduardo dijo...

Bernardo, Ya de vuelta tras nuestra breve charla de la semana pasada, me alegra ver una pluma OPTIMISTA entre tanta letra oscura.

Hace dos meses estuve con unos emprendedores dispuestos a transformar un negocio tradicional gracias a las capacidades que las tecnologías podían ofrecer a sus nuevos clientes. Los inversores y financiadores estaban encantados con la idea. Dos meses mas tarde volvemos al análisis tradicional y nos desinflamos pensando que todo se tiene que leer bajo el mismo protocolo. Necesitamos seguir identificando proyectos de valor, donde la tecnología siga siendo un diferencial, si cabe hoy mas importante que hace dos meses. Que no cunda el pánico !!!!!!Me apunto.

12:11 p. m.  
Anonymous eduardo dijo...

Bernardo, de vuelta tras nuestro breve encuentro del pasado viernes, me alegra ver una pluma OPTIMISTA entre tanta letra oscura que puede acabar incluso hasta con las buenas ideas que siguen generándose cada mañana.
Como ejemplo hace dos meses estando con dos empresarios dispuestos a dar un giro radical a un negocio tradicional,gracias a un uso inteligente de la tecnolocía aplicada a su negocio, fueron recibidos por inversores con entusiasmo por la idea. Hoy dos meses después, los criterios de análisis se trasladan a métodos y protocolos tradicionales que no contemplan el negocio que se quiere realizar. La polución de dramatismo que nos rodea nos empaña nuestra manera de visualizar oportunidades, que en momentos de crisis, también las hay y muy atractivas. Me apunto incondicionalmente a "que no cunda el pánico".

12:21 p. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

creo que las .com q sepan mezclar mucha creatividad, servicios de valor añadido real, que respondan a una necesidad demandada de forma mas barata, control de costes , una clara estrategia de monetizacion y pulmon para 2009 (todo ello, casi nada) sobreviviran bien la crisis 2,3 años, pero sin los crecimientos espectaculares de los 2004-2006. En 2012 recogeran grandes frutos.
España ira peor que otros paises pero las .com deberan ser mas globales.

3:50 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

panico siempre mal, prudencia parece aconsejable.

3:52 a. m.  
Anonymous David dijo...

Estoy de acuerdo totalmente con que el pánico y la exageración no ayudan. Tampoco el optimismo ni el pesimismo.

Lo único que ayuda es el conocimiento lo mas real del problema. El resto no vale para nada, y el whisfullthinking del tipo "eso no puede pasar porque sería muy malo para todos" ayuda todavía menos. Y no sería la primera vez que escuchamos frases como esa.

Os paso 3 enlaces de gente que lleva tratando tiempo el tema:

- Estados Unidos en la trampa: es un artículo de Montalo corto e interesante.

- The Spanish Crisis In A Nutshell: de un inglés que no parece enamorado de nosotros, pero al que llevo tiempo leyendo y no dice tonterías precisamente.

- Debate con Roubini sobre la crisis: de visionado obligatorio.

Creo que el panorama está claro.

Un saludo.

3:51 p. m.  
Anonymous David dijo...

Sin ánimo de ser brasas, me gustaría que leyerais este artículo del NYTimes:

http://www.nytimes.com/2008/11/15/technology/15tech.html?_r=1&hp&oref=slogin

5:21 p. m.  
Anonymous juan dijo...

Tal y como yo lo veo, el problema es más a nivel de contracción de demanda y de los presupuestos de tecnología de las compañías (somos una start-up de tecnología) que de financiación.
Que empresas normalmente norteamericanas y de UK superfinanciadas tengan que apretarse un poco el cinturón también en temas de marketing y eventos, nos iguala un poco a todos, y se va a competir más por lo que se es que "por lo que parece que se es". De cara a nuevas rondas y visto que se van a exigir presupuestos ajustados, creo que va a beneficiar a empresas de países donde se hace bastante con financiaciones seed y A bastante bajas, por tanto, esperamos que este período sea una oportunidad para empresas innovadoras de países hasta ahora secundarios como foco de inversión :-)

4:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home