2.8.09

La magia de la Competencia

La reciente recesión económica ha puesto de manifiesto importantes deficiencias en el sistema económico del capitalismo, pero no por ello deben olvidarse sus provechosas virtudes. Las economías de mercado, debidamente reguladas, tienen enormes beneficios, y quizá el más importante es el de la libre interacción de la oferta y la demanda, fijando el muy útil instrumento del precio, que no solo sirve para el intercambio organizado de bienes y servicios, sino para informar a los agentes de esos mercados de excesos o carestías en función de su variación.

Uno de los efectos derivados de esas interacción de oferta y demanda que a mí más me fascina es la dinámica de la Competencia; y en el sector de las nuevas tecnologías esta dinámica es la mar de interesante. Cuando alguien tiene una brillante idea y hace de ella un innovador modelo de negocio, esa persona tiene la gran suerte de poder fijar el precio que piensa es más adecuado. Generalmente la demanda es lo suficientemente elástica para aceptar un precio que produce importantes beneficios para el inventor. Pronto esos suculentos beneficios atraen el interés de otros productores que intentan hacer algo similar convirtiéndose en competidores; esta competencia crea un exceso de oferta que hace que los precio se reduzcan hasta que el efecto llamada desaparece. La competencia tiene el gran beneficio de contribuir no solo a la mejora de la calidad del producto, sino también a presionar los precios hacia abajo haciendo que los productores optimicen sus gestiones. La luna de miel del innovador tiende a durar relativamente poco si el invento demuestra tener éxito. Esto lo hemos visto en industrias como el automóvil, los electrodomésticos y ordenadores personales por ejemplo.

Si eres capaz de crear barreras de entrada potentes, la réplica de tu modelo de negocio es complicada y te aseguras la protección de los amplios márgenes y suculentos beneficios, poniéndoselo muy complicado a la competencia. Pocas veces en la historia se han conseguido crear, de forma no impuesta por la ley, estas barreras de entrada. Hay algo intrínseco a las industrias de software e Internet que hace que estas barreras de entrada sean muchas veces parte necesaria del propio modelo de negocio: cuanto más extendido está el uso de un sistema operativo, más valor tiene como sistema operativo y a su vez más difícil se lo pone al nuevo que quiera intentarlo; cuanto más se busca con un buscador más información tiene ese buscador para dar mejores resultados en la siguiente búsqueda; cuantos más anuncios se pongan en un portal inmobiliario más sentido tiene que venga más gente a buscar a ese portal, y a su vez más sentido tendrá que se pongan aún más anuncios; cuanta más gente haya en una red social más sentido tiene que yo forme parte de ella pues encontraré a todos mis amigos, y al formar yo parte contribuyo a que la red tenga más valor aún. Las economías de escalas son no solo el secreto del éxito en la industria del software e Internet, sino la garantía de la creación de importantes barreras de entrada que protegen amplios beneficios.

Sin embargo, dado el rapidísimos ritmo de innovación en esos sectores, esas hegemonías son fácilmente abatibles por cambios disruptivos en la propia tecnología, haciendo que la competencia no venga de alguien que hace algo similar a ti, sino de alguien que hace algo mucho mejor a través de una nueva tecnología. Y estos cambios suceden a una velocidad cada vez mayor. La competencia en Internet también existe, es buena y nos fuerza a todos a no perder el tren de los cambios tecnológicos.

Artículo publicado en CincoDías el 31 de julio de 2009

3 Comentarios:

Blogger Luis dijo...

Hola Bernardo

Desde Mexico recibe mi saludo y te pido me digas donde llamrte para traerte a mexico en Noviembre para una conferencia

mi movil en Mexico es 55 32 23 88 35

Abrazo
luis valls
www.speakersmexico.com

6:47 p. m.  
Blogger Luis dijo...

Hola Bernardo

Te mando un saludo desde Mexico, quiero traerte a Mexico en Noviembre para que des una conferencia en un foro de Management Politico , como puedo hacer contacto contigo ?

Abrazo

Luis Valls
www.speakersmexico.com

6:49 p. m.  
Blogger Usher web dijo...

Mmmm... ¿porque tanta obsesión por los "beneficios"? sobre todo por los beneficios altos y rápidos. Lo pregunto por lo que dices y también porque en general parece que hemos entrado en la cultura de que: "solo tiene éxito el que hace mucho dinero rápido y si es posible sin competidores". Lo que yo llamo la cultura de la venta de licencias y patentes.

¿Hay alguien que se de cuenta de que este modelo de negocio realmente solo incentiva la investigación y el desarrollo hasta donde da dinero?

Yo sé de buena tinta (de hablar con un ex-cliente mío, editor de una de las más grandes editoriales de habla hispana), que los progresos tecnológicos y la CALIDAD DE LOS PRODUCTOS Y SERVICIOS que tenemos hoy en el mercado podría ser ENORME comparada con la que nos están ofreciendo. En muchos casos, podríamos tener niveles de EDUCACIÓN, SANIDAD, CALIDAD DE VIDA, etc... mucho mayores! ¿y porqué se están frenando esos avances? pues PORQUE A LA EMPRESA DE TURNO (la que suele tener patentes y "derechos de autor" y demás historias incomprensibles) no le da la gana dejar de ganar lo que está ganando con el estado actual del mercado, los servicios y los productos.

Me parece increíble que gente letrada e inteligente siga sosteniendo este modelo totalmente de la era industrial de hace dos siglos que solo beneficia a unos pocos.

¿Sabéis que la quimioterapia que "cura" el cáncer fue la primera medida que se encontró para luchar contra el mismo hace 60 años?!!!!! y no han podido encontrar nada mejor?! ja ja ja...

Yo mismo he escuchado entrevistas de prestigiosos investigadores internacionales biomédicos, que "ni ellos mismos no entienden porque los avances en laboratorio tardan tanto en trascender al paciente final"... ja! vaya hipocresía.

En fin.. no quiero dar la impresión de ser un ingenuo, pues entiendo perfectamente que hay elementos que son útiles regulados adecuadamente: competitividad, desarrollo, secreto insdustrial, etc. Y además no soy partidario tampoco de un estado completamente regulador. Pero sinceramente, siempre me pregunto porque nuestro sistema de vida está tan anclado en el puro lucro e interés. ¿No podríamos tender poco a poco hacia una cultura del equilibrio, del trabajar para vivir y no vivir para trabajar, de invertir para cosechar pero no para generar más desigualdades?

Estamos en plena crisis precisamente financiera, que ha demostrado lo nefasto de nuestro sistema de financiación a nivel mundial, y ¿lo único que pensamos es en cómo seguir jugando al mismo juego con las mismas reglas?! por favor, llamo a la gente con ideas de verdad para que planteen YA cambios en las reglas del juego.

En fin... a veces pienso que soy el único pez en el mar.
Un saludo!
SERGI

12:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home